Lagos, circos y simas de L´Herault

por | Monográfico, Top Destinos

L´Herault es una región de naturaleza grandilocuente en la que, en pocos kilómetros, el viajero podrá disfrutar de lagos, circos y profundas simas, envueltas en el atractivo de una región, que se deja descubrir a un ritmo pausado, el que marca su fabuloso patrimonio, a caballo entre la delicadeza de pueblos como Saint-Guilhem le Désert, con su halo de romántico misterio; emplazamientos míticos como el gran Circo de Mourèze, con su mágicas chimeneas; o las fabulosas simas de la Gruta de Clamouse, en las cuales podréis descubrir un mundo subterráneo formado hace millones de años.

Situado en el corazón de Languedoc francés y a orillas del mar Mediterráneo, L´Hérault es un destino fantástico para los amantes del senderismo, los deportes acuáticos, o para aquellos viajeros más sibaritas, que buscan  zafarse del mundanal ruido en sus pequeñas poblaciones.

Lac du Salagou

Comenzaremos nuestro monográfico tomando la carretera D607 que nos conducirá hasta el Lac du Salagou, situado entre la meseta de Larzac y el mar Mediterráneo. En él encontraremos un paisaje excepcional de colores africanos y bastantes opciones disponibles para los amantes de los deportes náuticos. El emplazamiento está bastante concurrido en los meses de verano, pero el resto del año se puede visitar sin contratiempos. Para estacionar en él, deberemos dirigirnos al área de autocaravanas existente, situada junto a la orilla del lago, ya que en el resto de parkings esta prohibido el estacionamiento de autocaravanas.

El área en si no es demasiado atractiva, ya que es pequeña, formada por un terreno con espacio para tan solo seis autocaravanas colocadas en batería, y apenas tiene vistas del lago, pero nos servirá, para poder realizar la visita propuesta. (5€/noche – 2€/ repostaje). GPS: N 43º 38′ 48″ / E 3º 23′ 22″

Construido para nivelar las crecidas del río Hérault y servir de reserva para el regadío, el Lago de Salagou se utilizó por primera vez en 1968, y pronto se convirtió en un lugar de recreo y una importante localización turística, que en la  la actualidad ha recibido la consideración de “Sitio clasificado”. El enclave, con su vasta extensión de agua, sus colinas surcadas de cañones y sus columnas basálticas, ofrece un espectáculo único, cuya originalidad se ve acentuada por sus tierras rojas, denominadas “ruffes”. En la orilla encontraremos dos amplias playas y, a mano izquierda, un camino muy agradable y pintoresco que rodea el lago.

Lac du Salagou - GPS: N 43º 38' 48|| / E 3º 23' 22||

Circo de Mourèze - GPS: N 43º 37' 06|| / E 3º 21' 24||

Gruta de Clamouse - GPS: N 43º 42' 45|| / E 3º 23' 22||

Pont du Diable

Saint-Guilhem-le-Désert - GPS: N 43º 44' 02|| / E 3º 32' 53||

Circo de Mourèze

Tras nuestra primera parada continuaremos por la D908 en dirección a Bédiareaux. A los pocos Kilómetros llegaremos al desvío que conduce a Mourèze. GPS: N 43º 37′ 06″ / E 3º 21′ 24″. Al llegar a la población y antes de adentrarnos en la misma, encontraremos un amplio parking gratuito, en el que además podremos pernoctar por dos euros. No es recomendable adentrarse en el centro de la población con la autocaravana, ya que sus calles son muy estrechas.

Ya a pié, continuaremos hasta el centro de la población, desde donde salen las rutas para visitar el Circo de Mourèze y su fantástico paisaje dolomítico. Únicamente habrá que fijarse en unas pequeñas marcas pintadas en el suelo, que nos conducirán a la parte alta de la población. Una vez arriba hallaremos un cartel informativo especificando los cuatro itinerarios disponibles, dividido en colores, duración y dificultad.

Una vez en el Circo de Mourèze, podremos disfrutar de formaciones de lapiaces gigantes en forma de muros y puentes naturales, repartidos de manera desordenada, de ahí la denominación de relieves ruiniformes o caos dolomíticos. Sus espectaculares formas de animales harán que disfrutéis del entorno con asombro y admiración, ya que sus construcciones y su paisaje inhóspito y salvaje, son realmente formidables.

Gruta de Clamouse

Tras bajar de las nubes, nos encaminaremos hacia el centro de la Tierra, para visitar la Gruta subterránea de Clamouse. Treinta minutos nos separan de nuestro siguiente destino, por lo que continuaremos por la carretera D32, pasando por la población de Aniane, hasta llegar al acceso de las Grutas, en el que encontraremos un amplio parking para autocaravanas que nos permitirá aparcar cómodamente nuestro vehículo. GPS: N 43º 42′ 45″ / E 3º 23′ 22″

La visita a la Gruta de Clamouse es obligatoriamente guiada, tiene un coste de 8,70€/adultos y una duración aproximada de una hora. La visita comienza con un documental en francés, con subtítulos en castellano, sobre el origen de la Gruta, su evolución con el paso de los años y su descubrimiento. Según el documental, la Gruta de Clamouse había mantenido bien guardados sus secretos hasta que, debido a un excepcional periodo de sequía en el verano de 1945, se vio obligada a revelarlos. La gruta tiene millones de años de antiguedad y constituye una maravilla del mundo subterráneo. Incluso ahora, el lento trabajo de las aguas no cesa de acrecentar sus antiguos encantos. Debe su fama a la belleza, variedad, abundancia y rareza de sus concreciones. En 2005 fue designada como “Sitio de Interés Científico y Pintoresco” y, con la finalidad de respetar y proteger su medio ambiente frágil, la gruta sustituyó en 2010 su iluminación por luces de bajo consumo en toda su red.

Pont du Diable

Tras ascender del centro de la Tierra, aprovecharemos la cercanía de la Gruta de Clamouse para visitar el Pont du Diable, ya que se encuentra a escasos metros de la entrada a la Gruta.

Situado al final de las gargantas de L´Herault, el Pont du Diable es un edificio de arquitectura románica, construido hace más de mil años, y es también uno de los puentes más famosos y antiguos de Francia. Está clasificado como Monumento Histórico desde el 5 de abril de 1935, y, según la última investigación de la Universidad de Montpellier, su construcción se llevó a cabo en el año 873, tras un acuerdo entre el abad de Aniane y el abad de Gellone.

El puente debe su nombre a una antigua leyenda que afirma que, durante la construcción del mismo, el diablo destruía cada noche lo que los hombres construían durante el día. Saint Guilhem finalmente llegó a un acuerdo con el diablo: él podría tomar el alma de la criatura que diera el primer paso sobre el puente, una vez éste estuviera finalizado. Así fue como pudieron terminarlo, pero resultó que la primera criatura que paso por el mismo fue un perro y el diablo, loco de rabia, trató en vano de destruirlo, pero falló y cayó al agua, de ahí su nombre, “Puente del Diablo”. A parte de la leyenda, en sí, el Pont du Diable es un lugar precioso, que bien merece dedicarle parte de nuestra Ruta.

Cirque du bout du Monde

Está claro que no hay necesidad de hacer miles de kilómetros para llegar al fin del mundo. De hecho, cerca del pequeño pueblo medieval de Saint-Guilhem-le-Désert podremos comprobar, definitivamente, que el fin del mundo realmente existe.

El Cirque du Bout du Monde es un inusual paisaje coronado por acantilados de color gris y roble, barrido por el viento, en el que podremos tener la extraña sensación, al visitarlo, de que es la entrada a otro mundo. Su extraño caos rocoso nos hará entender la emoción que vivió Saint Guilhem, cuando decidió dejar de ser un guerrero, para dedicarse a la oración, pues fue precisamente en este lugar, donde se dio cuenta de que sus pasos se encaminaban hacia el cielo y no hacia la terrenalidad de la guerra y los conflictos.

Fue también en este hermoso y místico Circo, donde comenzó su leyenda, ya que Saint Guilhem escondió, hace dos siglos, su mítica espada “Joyeuse” y, aún en la actualidad, son muchos los investigadores que la siguen buscando fielmente.

Saint-Guilhem-le-Désert

Apenas unos pocos kilómetros nos separan de nuestro siguiente destino, Saint-Guilhem-le-Désert. Una vez en la población encontraremos un desvío hacia el único parking, de pago, al que deberemos recurrir si queremos visitar la población. Una estrecha carretera nos hará dudar si hemos interpretado correctamente la señal, por lo que continuaremos hasta llegar al acceso principal de la población y al susodicho parking. Accederemos al mismo con cuidado, ya que la cercanía de las ramas de los árboles y el paso de otros vehículos, nos pueden poner las cosas algo complicadas. GPS: N 43º 44′ 02″ / E 3º 32′ 53″

Si vuestra autocaravana es muy alta o larga,  es recomendable el uso del parking existente junto a la orilla del rio, situado a pie de carretera, poco después de pasar el desvío que conduce a la población. GPS: N 43º 44′ 02″ / E 3º 33′ 15″

Saint-Guilhem-le-Désert es un pequeño pueblo medieval que se encuentra situado en la ruta de peregrinación del Camino de Santiago en Francia. El pueblo está clasificado con el sello de calidad de “Los pueblos más bellos de Francia” (Les plus beaux villages de France) y como “Grand Site National de Francia”, por lo que la belleza del emplazamiento está asegurada.

Ya a pie, iniciaremos la visita a la población. Nada más entrar llegaremos a la Plaza Mayor y, en ella, os recomendamos hacer una pequeña parada para tomar uno de sus deliciosos “creppes”. Una vez saciado nuestro apetito, continuaremos con la visita a Saint-Guilhem-le-Désert, ya que no solo de belleza vive el hombre.

Su disposición medieval, su tranquilidad, su limpieza y sus pequeños rinconcitos decorados con miles de flores y, sobre todo, su encanto tan especial, os enamorará nada más poner el pie en sus minúsculas calles.

El Castillo de Géant, de probable origen visigodo; la Abadía de Gerolle, con su cripta pre-románica y claustro románico; la Iglesia de Saint-Laurent, del siglo XI, de estilo románico; y la Tour des Prisons, torre medieval del siglo XII, son los puntos imperdibles de este fascinante recorrido, aunque toda la villa y sus numerosos vestigios románicos, arcadas y trazados renacentistas, en ventanas y dinteles, os harán amar a esta población de nombre complicado y bellísima estructura medieval.

Antes de marcharos de Saint-Guilhem-le-Désert, os recomendamos esperar hasta que el ocaso haga su magia y la oscuridad inunde sus calles, ya que la población se vestirá de gala, para despedir al viajero con una sutil mezcolanza de luces tenues y reflejos dorados, que pondrán el punto y final a un maravilloso recorrido, en el que el viajero se sentirá embelesado con el encanto de un lugar creado para perderse entre sus calles, y sí además es en buena compañía… el instante perdurará en vuestra piel, como el mejor de los perfumes.

Texto: Loli Beltrán  ·  Fotografias: On Road Magazine

Datos prácticos

  • Lac du Salagou – GPS: N 43º 38′ 48″ / E 3º 23′ 22″
  • Circo de Mourèze – GPS: N 43º 37′ 06″ / E 3º 21′ 24″
  • Gruta de Clamouse – GPS: N 43º 42′ 45″ / E 3º 23′ 22″
  • Saint Guillem le Desert: GPS: N 43º 44′ 02″ / E 3º 32′ 53″

 

Área Municipal Lac du Salagou

  • Coordenadas GPS: N 43º 38′ 48″ / E 3º 23′ 22″
  • Plazas: 10
  • Precio: 5 euros/día.
  • Servicios: Agua y vaciado (2 €)

 

¿Quieres tener este reportaje?

Hazte con el Magazine #46

Descubre otros lugares interesantes

¿Te ha gustado este artículo?

¿Te ha gustado este artículo?

Suscríbete al boletín gratuito y recibe noticias de actualidad, destinos y consejos para viajar!

Además, podras descargate gratis uno de los ejemplares de On Road Magazine de nuestra biblioteca de 2016.

Tu suscripción a nuestro boletín se ha realizado correctamente. En breve recibirás un correo de confirmación con el código que te permitirá descargar un magazine.